Volver
06/05/2019

Fallece José Manuel Rodríguez Bordallo, primer director general de Agro Sevilla

Agro Sevilla
 

El pasado 4 de mayo falleció José Manuel Rodríguez Bordallo, quien fue director general de Agro Sevilla desde su fundación en 1977 hasta 2013. Natural de Olivenza (Badajoz) y sevillano de adopción, fundó Agro Sevilla con mucho esfuerzo y una visión estratégica que nos ha conducido a lo que somos a día de hoy: una compañía referente mundial en la producción, envasado y exportación de aceitunas. 

Desde el grupo Agro Sevilla queremos manifestar nuestro más hondo pesar por el fallecimiento de nuestro fundador y agradecerle de corazón todos los años que dedicó a convertirnos en la referencia mundial de la aceituna de mesa. En su memoria, compartimos esta entrevista que le hicimos hace algunos años, momento en el que José Manuel Rodríguez Bordallo cedía el testigo tras más de 35 años de esfuerzo.

Toda una vida dedicada al olivar

Mi vida profesional empezó muy pronto. Estudié Profesor Mercantil en Salamanca, además de varios Cursos y Másters. Laboralmente me inicié en Palma de Mallorca, posteriormente en Huelva y, a principios de los años 70, llegué a Sevilla, donde me tocó fundar Agro Sevilla Aceitunas en el año 1977. El germen de esta empresa proviene de una serie de cooperativas que tenían aceitunas y no sabían cómo darles salida y desarrollamos una sección que las integró como productoras y entamadoras de aceituna de mesa. Agro Sevilla surgió, como muchas cosas, como consecuencia de una necesidad. Hoy en día contamos con diez cooperativas de primer grado, y, aproximadamente, unos 4.000 agricultores.

¿Qué balance puede hacernos de las casi cuatro décadas que ha estado al frente de esta Corporación?

Mi gran satisfacción es que el trabajo y el esfuerzo que realicé fueron en beneficio de unos pocos de miles de agricultores, a lo que hay que sumar la creación de empleo y el haber formado una empresa que se ha convertido en referente a nivel global. Siempre he sido una persona que ha mirado al frente y acostumbrado a trabajar con las dificultades. A nadie le regalan nada. Todo cuesta dinero y esfuerzo, esa idea la he tenido siempre muy clara porque me la enseñaron mis padres y mis abuelos. Desde el principio me ha satisfecho el esfuerzo porque la remuneración más grande es lo que se consigue después. Los problemas surgen en cada actividad, pero no hay que arrugarse. Siempre he pensado que camarón que se duerme, se lo lleva la corriente, y los negocios tienen que ir creciendo mirando al frente y al mercado.

¿Cuáles fueron los principales problemas a los que tuvo que hacer frente cuando fundó la empresa?

Primero la falta de recursos financieros. En esa época ser exportador no era una cosa que impulsaba el Gobierno, sino que eran unas bendiciones que otorgaba la Administración Pública y de hecho para poder ser ex-
portador había que presentar unas garantías financieras de cobertura de determinados límites y si no era así, se perdían.

¿Cómo ha evolucionado Agro Sevilla desde su origen?

Soy una persona que siempre ha trabajado con una planificación estratégica muy clara. También procedo de una familia de comerciantes, así que entiendo que de alguna manera lo llevo en los genes. Lo primero que hi-
cimos fue un análisis estratégico de los mercados de la aceituna y dónde podíamos. Nosotros empezamos en 1977 pero no entramos en el mercado de Estados Unidos hasta la segunda parte de los 80. El primer continente al que llegamos fue Australia, después Golfo Pérsico e Italia y hoy estamos en aproximadamente 80 países.

¿Qué retos afronta la empresa y el sector en general?

Los problemas que tenemos son los derivados de una estructura de mercado cada vez más concentrada y que evidentemente hace que el mercado sea más difícil y competitivo, tanto por la exigencia de los que te compran, como por los problemas que te crean tus competidores.

Como representante de un sector fundamentalmente exportador, ¿qué medidas considera que podrían tomarse para facilitar la capacidad de competir en el exterior?

Hoy el mundo es un mercado global, y el principal elemento de competitividad es el valor de tu moneda. Desgraciadamente la UE ha estado bastantes años a espaldas de la realidad económica monetaria. No han sido conscientes que en el mercado global con lo único con lo que se podía salir adelante era con el crecimiento de las exportaciones, que es lo que hace China, lo que ha hecho Japón y lo que ha estado hecho

¿Cómo se consigue que el consumidor escoja el producto por las cualidades y no por el precio?

Innovación, innovación e innovación. El negocio de  aceitunas está permanentemente desarrollándose. En los últimos años estamos viendo que países que son muy pequeños en producción con respecto a Espa-
ña, están comprando materia prima aquí y la están reelaborando en sus países como por ejemplo Estados Unidos. Ellos han hecho presentaciones de relleno que son desconocidas en la patria de la aceituna. Eso hay que hacerlo aquí y procurar que en lugar de manualmente, se haga mecánicamente para ser más competitivo, que se puede y se debe hacer.

Como director general de Agro Sevilla, José Manuel Rodríguez Bordallo lideró la fundación y el crecimiento de esta empresa a lo largo de más de 35 años: desde una primera asociación de cinco cooperativas para distribuir y comercializar la producción de sus socios, a un grupo empresarial líder mundial, integrado actualmente por doce cooperativas de aceituna de mesa que representa a más de 4.000 agricultores, con más de 400 empleados en tres países.