Volver
27/06/2019

Agro Sevilla vuelve a obtener el certificado A+ para BRC y Higher Level para IFS

Agro Sevilla
 

Agro Sevilla Aceitunas ha sido nuevamente distinguida con el Grado A+ para BRC  y Higher Level para IFS, tras superar recientemente la auditoría correspondiente a ambos estándares de seguridad alimentaria. Dichos certificados suponen una garantía de prestigio para aquellas compañías que los obtengan.

El certificado BRC es uno de los más importantes a nivel internacional y nace en respuesta a la demanda de la gran distribución de poder garantizar que sus proveedores cumplan con estrictos requisitos de seguridad alimentaria. Su popularidad es muy alta en los mercados de la Commonwealth y en mercados asiáticos.

Por su parte, el IFS Food Standard fue fundado por la Unión Federal de la Asociación del Comercio alemán (BDH) y la Federación del Comercio y la Distribución francés (FDC) con el objetivo de crear una referencia común en materia de seguridad alimentaria. Asimismo, este modelo se utiliza en otros países europeos como Bélgica, Holanda o Italia.

La norma IFS no solo se encarga de garantizar la seguridad alimentaria para el consumidor, también controla el nivel de calidad de las instalaciones y procesos de fabricación y gestión de los fabricantes. En el caso de Agro Sevilla, ambos reconocimientos conllevan un mérito adicional, ya que la inspección se llevó a cabo bajo la modalidad de auditoría no anunciada, lo que supone un impecable mantenimiento durante todo el año. Según palabras de José Antonio Fernández, Director de Calidad de la fábrica de aceitunas de Agro Sevilla en La Roda de Andalucía, "este resultado implica un logro global, fruto de la colaboración y el trabajo diario de todos".

Con motivo de este acontecimiento, José Antonio Fernández revela algunos detalles sobre la auditoría y los hitos conseguidos en los últimos años.

¿Qué puntos del proceso de producción han sido supervisados durante la auditoría BRC/IFS?

"Matizo que se trata de una misma auditoría pero bajo dos estándares de seguridad alimentaria distintos, BRC e IFS. En ella se verifica el cumplimiento de los requisitos de dichas normas a través de la inspección de un gran abanico de actividades de la empresa, entre los que se encuentran todos los procesos productivos (evaluación y control de proveedores, procesamiento de la aceituna, almacenamiento de materia prima, oxidación, envasado, esterilización/pasteurización, encajado, almacenamiento de producto terminado, expedición).
También aquellos relacionados directamente con la seguridad alimentaria como son la limpieza e higiene, el control de plagas, gestión de alérgenos, prevención de la contaminación por objetos extraños, análisis químicos y microbiológicos, prevención contra el fraude, control de procesos y vigilancia de puntos críticos, etc; y otros aspectos técnicos no menos importantes, como son el mantenimiento de las instalaciones y equipos, la calibración de los dispositivos de seguimiento y medición, validación de procesos, control de aguas, gestión de residuos, cumplimiento de la legislación, etc."

¿Qué hitos se han conseguido en el departamento de Control de Calidad en los últimos años?

"El principal avance ha sido la informatización de los registros, la modernización de las técnicas de análisis, así como la integración de su trabajo conjuntamente con el departamento de producción."

¿Cuáles son los próximos objetivos?

"La meta principal que nos hemos impuesto se fundamenta en la optimización de los procesos térmicos de pasteurización y esterilización, en especial el primero. Buscamos una disminución de la acrilamida, teniendo en cuenta que, si bien aún no es un compuesto de gran importancia en la aceituna como sí en otros alimentos (frituras, horneados, etc), es algo que con el tiempo será regulado".
 

Este nuevo logro se une al ya conseguido el pasado mes de abril, cuando la fábrica de aceites de Agro Sevilla obtuvo el máximo reconocimiento BRC/IFS (AA+).